Proyecto Excursión - Villa Lia



Pasamos nuestro fin de semana en Villa Lia, un pueblo chico cerca de San Antonio de Areco. El lugar en donde nos hospedamos era hermoso, tenia un lago con una isla en donde había una hamaca paraguaya y una mesita con sillas para ir a desayunar o merendar. Habia muchos animales, una llama, perros, caballos, ovejas, gansos, patos y nutrias.
Cuando fuimos a recorrer el pueblo inmediatamente pensamos ¿que es lo que íbamos a filmar? No había movimiento, cada tanto pasaba alguien en bicicleta o en auto, los locales estaban cerrados, no sabíamos que hacer. Así que el primer día (Sábado) filamos el espacio en donde nos quedamos y algunas situaciones.
Al día siguiente agarramos las bicis que nos prestaba el lugar y fuimos en busca de alguien para investigar. Primero fuimos a la vieja estación de Villa Lia, un lugar muy fotografiable. Estaba la estación totalmente cerrada, vagones de carga abandonados,  las vías ocupadas por vacas, herramientas, carros y bidones desparramados. Sacamos varias fotos y luego fuimos al centro.
Al llegar a la plaza vimos que la carnicería estaba abierta y la gente entraba y salia. Decidimos ir y al entrar nos encontramos con un lugar lleno de jamones y salames colgados del techo, un mueble lleno de mermeladas, mieles y quesos. El lugar era atendido por un señor y una señora, pedimos permiso y filmamos las conversaciones que tenían con sus clientes, después aprovechamos para hacerles un par de preguntas. Nos contó sobre su local familiar y lo mucho que le gustaba vivir en el pueblo. Gracias a el nos enteramos que se estaba llevando a cabo un remate a dos cuadras del local, esa fue nuestra siguiente parada.
Llegamos a un galpón lleno de gente y muebles antiguos, justo llegamos cuando se estaban tomando un receso del remate. Aprovechamos para almorzar y acomodarnos. Después de unos 15 minutos el remate comenzó. Nunca había ido a uno, solo había visto programas por la tele. Fue muy divertido y las cosas que se vendían eran hermosas y baratas, nos quedamos con ganas de llevarnos algo.
Cuando volvimos a la cabaña vimos que la dueña del establecimiento y su esposo estaban tomando mate, así que nos acercamos y ellos encantados se prestaron para un par de preguntas y fotos. Nos contaron sobre como compraron el lugar, la historia del pueblo, su infancia y familia y algunas cosas mas.
Fue una linda manera de cerrar el día y nuestra estadía.

Para el video estamos viendo como juntar el material. Acá dejo el primer corte.


















Comentarios

Entradas populares de este blog

4 UMI b 360°

4 UMi B